7 de julio de 2008

Al llevar la cámara encima...


...se pueden disparar fotos como ésta, que aunque apresurada y sin buscar una buena panorámica, sirve para que los demás puedan ver que no exagero al decir que cuando la niebla cubre el valle del Deza, hay amaneceres tal que así de espectaculares muy a menudo.

3 comentarios:

pilocha dijo...

bendita la niebla matutina que saca la visibilidad por un momento y calma a la gente de incendios!!!!!!

desde el trabajo: inoperativos por niebla... y yo aprovecho 'de chateo y cafeses'

:)

good morning!!!!

Xosé Manuel Meijome dijo...

E o fresquiño que se está ahí embaixo...

el Pitu dijo...

Las dos personas que habéis hecho los dos comentarios previos repesentáis, en cierto modo, el antes y el ahora en la lucha contra los incendios en galicia:

Xosé M fue, durante el verano de sus 21 años más o menos, el capataz de la primera cuadrilla forestal que hubo en el ayuntamiento de Lalín, y nuestro equipamiento consistía en un batefuegos por cabeza, unas fundas de obrero que tardaron meses en venir, guantes, botas y mechero para los contrafuegos... Ah, y un Citroën 2Cv prestado por el ayuntamiento, que era estupendo para vadear ríos. Éramos un desastre, pero nos lo tomábamos muy en serio. En los años posteriores fueron mejorando los medios y ampliándose el personal... y hubo varios hermanos de Pilocha en dichas cuadrillas.

Por su parte, Pilocha es el "hoy"... porque escribe estos comentarios y sus navegaciones internáuticas desde su curro, cuando hay días de niebla como el que nos ocupa y la dejan un poco tranquila... desde una caseta de observación y coordinación en algún monte perdido ¿verdad?... donde en ocasiones sus hermanos que siguen en el ajo, hablan con ella por la emisora o la saludan desde el helicóptero de control.

Un abrazo a ambos.

... y sí que era fantástico cuando venía un día de lluvia o niebla en plena campaña... no es fácil de olvidar el verano del 91, con 57 días seguidos de salida al monte, con varios incendios por día.