7 de diciembre de 2008

El nuevo "Agujero de Circunvalación" de Lalín

Ñoras, Ñores: Les presento un nuevo concepto de urbanismo: No más carreteras de circunvalación, ni anillos periféricos, ni Emetreintas... Nuestra siempre original villa de Lalín tiene el gusto de presentarles un nuevo concepto para la ordenación del tráfico... ya que éste será sólo para peatones con buen calzado en aquellos puntos en los que decida establecerse esta nueva figura urbanística: El Agujero de Circunvalación, o para ser más precisos, el pedazo de boquete que se ha formado en la carretera de circunvalación -vial Xosé Cuiña- al humedecerse la tierra...



Como podréis observar, parece que las carreteras de nuestro pueblo empiezan a sufrir el mismo mal que aqueja a otros viales gallegos, como la archiconocída "Vía Crucis del Salnés", y que no es otro que la inflamación de los bajos por mala calidad y falta de idoneidad de los materiales empleados en su construcción.


¿No coincidís conmigo que tal y como está el tema del paro últimamente... este tipo de percances -sin víctimas, of course- son un modo estupendo de fomentar el empleo?... me atrevo a decir que es muchísimo mejor pagar a empresas de construcción para que arreglen las vías de comunicación (que son de todos) que rescatar bancos (que son de 4), ¿no?

Al final, resultó que los políticos y empresarios que "paparon" en la construcción de estas vías... le estaban haciendo un bien al futuro del empleo de su país. Vivir para ver.

2 comentarios:

Pitu dijo...

Me comentan a posteriori que el hundimiento en este caso se debió a que cedió un tubo que llevaba ahí algunos años... (me pregunto si sería previsible y subsanable con menos gasto que el que conlleva la reparación en su estado actual)... o sea que el diagnóstico es "muerte natural" en este caso.

Bueno; vaya por otro de los casos en los que sí se robó en la adquisición de materiales y ejecución de la obra, de los que conocemos o de los que aún no se saben. El caso es que los obreros no estén parados...

Pitu dijo...

¿Cómo? Qué digo!!! La muerte natural no está permitida en las vías de comunicación, construidas con áridos inertes!!!. Reitero e inflamo mis críticas.

"Que hubieran puesto cemento en lugar de tubos, ésto tarde o temprano caía"... sentenciaban los obreros que lo reparan el otro día...